miércoles, 28 de noviembre de 2007

¿Cómo recuperar los sueños perdidos?

Introducción:

¿Cómo recuperar los sueños perdidos? Interesante la pregunta, desafiante y aún alentadora. ¿Qué será un sueño?: “Cosa que carece de realidad o fundamento; proyecto, deseo, esperanza sin probabilidad de realizarse”. Esto es un sueño en términos humanos y mundanos. Por que los sueños que Dios quiere que soñemos son REALIZABLES EN ÉL.

Los sueños que Dios quiere que soñemos, no son ni más ni menos que OPORTUNIDADES que la vida nos pone por delante. Oportunidades que si nosotros tenemos la Visión de Dios, tenemos responsabilidad – madurez y paciencia, hacen de tu vida y de la mía, una VIDA EXITOSA. Una vida con: “Resultado feliz”.

Hoy deseo a través de la Palabra de Dios y a través de lo que Dios ha puesto en mi corazón, decirte que hay una palabra de aliento para tu vida, si es que crees haber perdido tus sueños, tus oportunidades.

Hoy deseo decirte en el nombre de nuestros Señor y Salvador Jesucristo, que los sueños (las oportunidades) con frecuencia llaman dos veces a nuestra vida.

Los sueños perdidos, aquellos que creemos que nunca más se van a volver a dar, aquellas oportunidades que pasaron y se perdieron por alguna causa. Hoy deseo decirte: Que son como las mareas que constituyen a un Mar. ¡Escucha bien!: “Tal como la marea viene y va, así lo hacen las oportunidades (los sueños)”.

Quizás tu digas: ¿Pero pastor, no me va a decir que las oportunidades para todo el mundo es por igual? ¡SÍ! (Ecl. 9:11) dice: “Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor, sino que tiempo y ocasión acontecen a todos”.

Hay un momento un instante donde a TODOS, absolutamente a todos, se no presenta las oportunidades, se nos da la posibilidad de soñar aquellas cosas que anhelamos y deseamos para nuestra vida.

Ilustración:

Es como aquellos barcos en la antigüedad que tenía que esperar la marea adecuada para así poder arrimarse al muelle. El capitán del barco y toda la tripulación estaban listos y esperaban por ESE MOMENTO PRECISO, porque sabían que si lo perdían tendrían que esperar otra marea para entrar a puerto.

Mi querido/a, sin dudas en estos tiempos debemos de MOVERNOS en el momento justo y preciso. Cuando llega la marea alta para entrar al puerto. Si no lo hacemos, estaremos impedidos de lograr nuestro objetivo.

Ahora deseo decirte algo: “No está todo perdido” “Lo mejor aún está por venir”. Las oportunidades, tus sueños como las mareas, con frecuencia vendrán nuevamente para darte una SEGUNDA OPORTUNIDAD, para así alcanzar tu menta, tu sueño, el SUEÑO DE DIOS para tu vida.

¡DIOS ES DIOS DE OPORTUNIDADES!

(Leer. 2 Reyes. 20:1-11)

“Los sueños que son oportunidades, pueden ser nuestros la segunda vez”

¿Cómo? ¿De qué manera?

1- Punto: Si golpeamos de manera constante a su puerta.

A- La historia del rey Ezequías es apasionante y estremecedora. ¿Vos te podes imaginar a alguien golpeando la puerta de tu casa y apenas abrís la puerta, te dicen que “... Ordenes tu casa porque vas a morir...”? Tremenda situación.

B- Uno se pregunta: ¿Qué le habrá pasado a éste hombre para que le acontezca tal tremenda situación?. Es interesante ver algo que está en la Palabra de Dios. Entre el (v. 2 y 3 de 2Rey. 20) hay un “bache”, hay una historia que éste libro no la relata. Pero que sí se ve completada por el relato de otro libro de la Biblia. Este rey no era tan “santo” cómo él se pintaba de si mismo, dice (2Cr.32:24-26) lo siguiente (Leer).

C- El ser ENALTECIDO DE CORAZÓN HACE QUE CESEN LAS OPORTUNIDADES. Muchos de nuestros sueños son abortados por nuestra soberbia, el orgullo, el engreimiento. Aún por nuestra manera de ver las cosas, por nuestra forma de encarar los desafíos que Dios pone por delante. No solo pagamos el precio (por nuestro pecado) aquellos que tenemos esta actitud, sino que hacemos que nuestro entorno también pague el precio y sus consecuencias.

Dice el texto de (2Cr.32:25) “Mas Ezequías no correspondió al bien que le había sido hecho, sino que se enalteció su corazón, y vino la ira contra él, y contra Judá y Jerusalén”.

D- Mi querido/a, la oportunidad de ver tus sueños realizados, no es una mera posibilidad o un acontecimiento fortuito. Con frecuencia cada uno de nosotros deberemos producir esas oportunidades. Por eso, es muy importante dejar de lado el ENALTECIMIENTO DE CORAZÓN. Por que ésta actitud nos aleja de Dios y hace que los sueños, se nos escapen de la mano.

E- Es interesante ver en el rey Ezequías otra actitud, una actitud positiva, una actitud que cambia toda circunstancia, una actitud que da plenitud al corazón de Dios. Él rey tuvo la actitud de ARREPENTIRSE. El arrepentimiento da la posibilidad de recuperar nuestros sueños, y si golpeamos las puertas de manera constante, mejor aún.

F- Un estudio que se hizo sobre 400 eminentes hombres y mujeres del siglo pasado, los investigadores concluyeron que tres cuartas partes de estas celebridades habían tenido una discapacidad en su juventud. Por tragedias, incapacidad o grandes frustraciones, y a pesar DE...., habían superado estos problemas para alcanzar las posiciones de renombre y hacer sus contribuciones para otros.

G- El rey Ezequías tenía una herida mortal en su cuerpo, sin embargo lo primero que hizo cuando se le informó que iba a morir; en ese mismo día que le había visitado el profeta Isaías. Lo primero que luego de su arrepentimiento fue ORAR AL SEÑOR POR UNA NUEVA OPORTUNIDAD. Pero no fue una oración común y corriente. Fue una oración con dolor, un clamor “Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: ...... Y lloró Ezequías con gran lloro”.

H- Quizás éste sea tu tiempo hermano/a, el tiempo de golpear la puerta del cielo de manera constante. Quizás lo habías hecho durante mucho tiempo, pero lo has dejado. Quizás dijiste en tu interior. ¡Este sueño no es para mí! ¡Dios jamás me lo dará! ¡Es una locura pensar en lo que pienso, eso es para otro que está en mejores condiciones! ¡Yo no nací en cuna de oro, las oportunidades son para otras personas muy diferente a mí!.

Mi querido/a, VOLVE A GOLPEAR, VOLVE A INSISTIR, VOLVE A SOÑAR, VOLVE A VER LAS OPORTUNIDADES QUE DIOS PONE POR DELANTE. Amén.



“Los sueños que son oportunidades, pueden ser nuestros la segunda vez”

¿Cómo? ¿De qué manera?



2- Punto: Si estamos deseosos de intentarlo nuevamente.

A- Ezequías estaba deseoso de seguir con vida. Frente a la noticia de su muerte, él no se resignó, él

dijo en su interior: ¡Tiene que haber otra oportunidad para mí!. La historia nos dice que el Señor “... oyó su oración y vio sus lágrimas...” (2Rey. 20:5).

Recordemos que Ezequías tenía un herida de muerte en su pierna, una llaga maligna. El profeta Isaías dio la orden de tomar una masa de higo y colocarla sobre la herida, así se sanó el rey.

B- Por eso, a pesar de su corazón ENALTECIDO, tuvo la valentía de humillarse bajo la mano poderosa del Señor y vio el milagro que estaba esperando. El humillarnos DETIENE los juicios del Señor (v. 26 de 2Cr.26) dice: “Pero Ezequías después de haberse enaltecido su corazón, se humilló, él y los moradores de Jerusalén; y no vino sobre ellos la ira de Jehová en los días de Ezequías”.

C- En otras palabras, Ezequías estuvo deseoso de intentarlo nuevamente. Pregunto: ¿Estarás deseoso de probar otra vez? ¿Estará deseoso de humillarte vos y toda tu casa, vos y tus más allegados aquellos que son parte activa de tus sueños? ¿Estarás deseoso de intentarlo nuevamente? ¿Desearás realmente ver el milagro?.

D- Quizás mi hermano/a, mi amigo/a, has perdido la primera marea. Hoy deseo darte una noticia: ¡HAY OTRA!

Quizás deberías intentar un puerto distinto. Hay mucho más de una oportunidad para subir a la montaña del éxito, es decir, hay mucho más de un camino para lograr el resultado feliz en nuestra vida.

E- Por supuesto que estamos hablando de un deseo de hacer la voluntad de Dios. No todo intento de triunfo tiene la aprobación del Señor. Lo que sí aprueba el Señor, son tus AGALLAS. Tus deseos interminables de hacer su voluntad y lograr los sueños que el te va hacer que sueñes. Por eso, hay que entender bien que las oportunidades en la vida, no están en un solo camino, en una sola montaña, o en una solo ola.

¡No te desanimes! SIEMPRE HAY OTRA OLA. No pienses que la oportunidad de ser feliz en tu vida se ha ido para siempre, que ya te ha pasado tu “cuarto de hora”. DIOS ES DIOS DE NUEVOS COMIENZOS. Aleluya.

Pero el Señor, nunca va a comenzar algo nuevo en tu vida, si vos no das el puntapié inicial.

G- Hay siete cosas que podes hacer como básicas, si es que estás deseoso de volver a comenzar, de volver a soñar y no dejar pasar más oportunidades:

1 - Sentate.

2 - Analiza.

3 - Ora pidiendo visión.

4 - Ora pidiendo confirmación

5 - Planifica

6 - Movete hacia el objetivo = oportunidad = sueño

7 - Ve la posibilidad de ir por otro camino

H- Yo estoy seguro en el Señor, que si estás deseoso de intentarlo de nuevo vas a tomar muy en cuenta estos siete puntos que hemos mencionado.

“Los sueños que son oportunidades, pueden ser nuestros la segunda vez”

¿Cómo? ¿De qué manera?

3- Punto: Si tenemos la capacidad espiritual de esperarlos en el Señor.

A- Tal como la marea que viene y va, así lo hacen las oportunidades y los sueños. Hay un principio que nunca hay que dejar de lado: LA PACIENCIA. Cuando uno está esperando pacientemente lo que Dios ha prometido (utilizando los siete puntos mencionados, como medios). Es ahí que se vuelve a crear la misma ATMÓSFERA que estaba presente cuando la oportunidad llamó la primera vez.

B- Te recuerdo que estamos enseñando sobre: “Cómo recuperar los sueños perdidos”. Por eso, hay que prepararse mentalmente y espiritualmente para estar ALERTAS, y decirnos a nuestro corazón: “Ahora no desaprovecharé ninguna oportunidad que se coloque por delante”.

C- Mi querido /a, las oportunidades de éxito en este mundo son tan grandes como es nuestra imaginación para soñarlas. Pero muchas veces no podemos verlas cuando estamos DEPRIMIDOS con nosotros mismos y con el mundo, con las expectativas que tenemos y que creemos que el mundo no nos concede.

D- Quizás sea producto de un corazón DIVIDIDO como lo tenía Ezequías. Por un lado en su oración personal al Señor; él se consideraba un excelente siervo. De hecho que habrá sido así, sino Dios no hubiera contestado la oración y el clamor de él (2 Rey. 20:3). Por otro lado, un corazón ENALTECIDO y SOBERBIO, que no solo afecto su vida, sino también la de su entorno.

E- Mi amado /a, bueno será ver como está tu corazón. Si en tu corazón no hay la PACIENCIA necesaria para esperar una SEGUNDA OPORTUNIDAD, nuevamente se te va a escapar de las manos, como la arena ente los dedos. No tengas el corazón DIVIDIDO. Por un lado el deseo de recibir la oportunidad, los sueños de Dios. Y por el otro, hacer lo que a vos se te antoja, siguiendo con tus caprichos, berrinches, inmadurez. Produciendo así un corazón ENALTECIDO.

Conclusión:

Estoy convencido mis hermanos que las oportunidades siempre rodean a las personas. (Ecl. 9:11) dice: “... tiempo y ocasión acontecen a todos”.

El problema no es la falta de oportunidades o de sueños. El problema es la falta de HABILIDAD de ver esas preciosas oportunidades, esos preciosos sueños, y así perderlos.

Las oportunidades para el éxito (para tener un resultado feliz) en éste mundo son tan grandes, como lo es nuestra imaginación para soñarlas. Pero no podemos verlas cuando estamos DEPRIMIDOS con nosotros mismos. No podemos verlas cuando estamos INSATISFECHOS con lo que ya tenemos y poseemos. No podemos verlas cuando estamos TRISTES.

El Señor es Dios de orden, y de principios, Él dice: “Sé fiel en lo poco, te pondré sobre lo mucho”. Es así de simple. Te guste o no te guste, si te consideras un hijo /a de Dios nacido de nuevo en Cristo el Señor, es así LA ESCUELA DEL SEÑOR.

Ilustración:

Un niño en su niñez, se deleitaba ir al parque de la ciudad antes de Pascua para unirse a otros chicos en la cacería anual de huevos de Pascua. El primer año éste niño fue y aprendió una lección valiosa. Antes que comenzar la cacería había escondido un huevo debajo de un arbusto. Este niño puso su vista en aquel huevo y rápidamente cuando se dio la orden corrió hacia allí, a la casería de su huevo. Otro muchacho lo vio también y le ganó de mano. Este niño se quedó pensando que había pasado su oportunidad.

Mientras estaba quieto pensando, otros chicos encontraban otros huevos que estaban enterrados por todas partes. Este niño, se había dado cuenta que había permitido que una oportunidad se perdiese y que su pasividad lo llevó a no darse cuenta que había más huevos para buscar.

En lugar de tener una canasta llena de huevos de Pascua, este niño volvió a su casa con las manos vacías. ¿Por qué? Por el fracaso de no darse cuenta de que había muchos más huevos que estaban esperando ser encontrados por aquellos que sí pudieran verlos”.

¿Cómo recuperar los sueños perdidos?

Lo lograremos:

1- Si golpeamos de manera constante a su puerta.

2- Si estamos deseosos de intentarlo nuevamente.

3- Si tenemos la capacidad espiritual de esperarlos en el Señor.

Mi querido /a, EN Cristo, las oportunidad y los sueños se llaman MILAGROS. Y quiero decirte algo: LOS MILAGROS EXISTEN.

El rey Ezequías necesitaba una señal para saber si se iba a sanar o no, y Dios se la otorgó. (Leer 2 Rey. 20:8-11)

Tu Dios, mi Dios, es Dios de MILAGROS. Espéralo “Tiempo y ocasión acontecen a todos”.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

sin querer me tope con tu escrito... yo soy un joven q perdio sus sueños y su norte que es Jesus, al leerlo me alienta a seguir adelante y volver a luchar por esos sueños perdidos. Se que tendre una 2 oportunidad para concretar mis sueños, todo lo que soy y sere es por pura misericordia de Dios. Gracias.

Anónimo dijo...

benditas sean sus palabras , ojala dios lo bendiga mil veces mas por sus buenos pensamientos . yo tambien esperare agasapado el momento justo como husted ya dijo, una nueva ola para si esta ves nunca mas dejar escapar mis sueños , verdaderamente que dios le bendiga nuevamente,

Anónimo dijo...

me tope con esta pagina muy conmovedora la realidad de las cosas esperare la amrea por que creo que ya se me ha apsado la esperare con ansias y l aprovechare para el exito del bien

Anónimo dijo...

muchas gracias por este artículo, me ayudó mucho...porque justamente estoy pasando una situación así, y por la misericordia de Dios anhelo y espero una segunda oportunidad =) muchas gracias , que Dios los bendiga mucho

wilson dijo...

como ya dijeron sin querer me tope con este escrito...y estoy tan feliiiz de haberlo leido.. tuve oportunidades y no lo supe aprovechar, hasta hoy antes de leerlo esta preciosa y alentadora escritura...me preguntaba si tendria otra oportunidad? pero sin duda hay varias oportunidades... para todas las personas les digo,crean en esto,es la palabra de DIOS.La FE Y LA PACIENCIA me dio muchas fuerzas y esperanzas de que si voy a tener esa oportunidad y asi poder aprovecharla... gracias por el escrito que DIOS siempre les bendida...DIOS GRACIAS POR TODO.

Rosana - Alianza Catriló dijo...

Excelente palabra!!! Dios me habló através de ella!!! muchas gracias, precioso el blog, saludos